top of page

Acerca de Nosotros

IMG_7200.jpg
Pastor Ramiro De La Riva

 

El Pastor Ramiro, junto a su familia, y por la gracia de Dios, fundaron la Iglesia Biblica Salvos Por Gracia el 3 de Marzo del 2019. Pastor Ramiro y su esposa Rocio nacieron en La Paz, Bolivia y se conocieron en California. Tienen dos hijos, Bryan y Nicole con su esposo Jonathan Hernandez. El Pastor estudio en el Centro Hispano de Estudios Teologicos y en el Instituto de Expositores que es parte del Seminario de Master's. Alli recibio su licienciatura en ministerio Cristiano, y Pastorado. La Familia De La Riva tienen un amor por la comunidad Hispana, y su deseo es que todos conozcan el amor de Cristo. 

Nuestros Lideres
5AF5EBA4-4351-47E8-871D-B7AEF7DDD60E.jpg
Screen Shot 2021-03-03 at 1.45.49 PM.png
Screen%20Shot%202021-03-03%20at%201.40_e
IMG_7228.jpg
Rocio De La Riva
Nicole De La Riva
Pastor Josue Duran
Francisco Marcial
Rosa Martinez

Ministerio de Damas

Ministerio de Niños

Ministerio de Alabanza

& Enseñanza

Eventos

Lo Que Creemos

Nuestra mision es alcanzar a la comunidad hispana,

y compartir el amor de Dios.

DECLARACION DE FE

La Palabra de Dios - Creemos que los sesenta y seis libros canónicos del Antiguo y Nuevo Testamento
son la Palabra de Dios divinamente inspirada e infalible, sin errores en los manuscritos originales, y la revelación completa y escrita de Dios para la humanidad. La Biblia es suficiente y digna de confianza para la vida, la fe, la conducta y la práctica, y es la autoridad suprema y final en todos los asuntos de los que habla. Además, creemos que solo hay una interpretación verdadera de las Escrituras, aunque puede haber varias aplicaciones. El verdadero significado se encuentra en el texto y es el que el autor guiado por Dios quiso transmitir. Es recuperable mediante la aplicación cuidadosa de un método de interpretación literal (gramatical, histórico, contextual) bajo la guía del Espíritu Santo y en la comunidad de Cristo. El Espíritu Santo ilumina el texto, permitiendo al lector comprender el significado de lo que Dios ha comunicado y ver la gloria de Cristo en la Palabra de Dios. (2 Timoteo 3:16-17; 2 Pedro 1:16-21; 2 Timoteo 3:16-17; I Corintios 2:1-13)

LA TRINIDAD

Creemos en un solo Dios, Creador y Sustentador de todas las cosas, eternamente divino
existente en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo; creemos que son iguales en cada perfección
distinta y ejecutan oficios distintos pero armoniosos en la obra de creación, providencia y redención.
(Mateo 28:19; Juan 1:1, 14, 18; 2 Corintios 13:14; Efesios 4:4-6).

Creemos en Dios Padre, el Espíritu infinito y personal, perfecto en santidad, sabiduría,
poder y amor. Creemos que Él se ocupa misericordiosamente de los asuntos de la humanidad, que
escucha y contesta las oraciones, y que salva del pecado y de la muerte a todos los que acuden a Él por medio de Jesucristo. Creemos que el conocimiento de Dios es exhaustivo; que Él conoce completamente el pasado, el presente y el futuro independientemente de las decisiones y acciones humanas. El Padre hace todo de acuerdo con Su perfecta voluntad, aunque Su soberanía ni elimina ni minimiza nuestra responsabilidad personal. (Génesis 1:1; Juan 4:24; 1 Crónicas 29:10-13; Jeremías 23:24; Salmo 90:2; Salmo 119:137; Salmo 147:5; Isaías 46:9,10; Hebreos 4:13; Salmo 116:5; Efesios 2:4-7; Romanos 5:8-11; Juan 3:16).

DIOS PADRE

Creemos que Jesucristo es la encarnación del Hijo eterno de Dios. Dios Hijo tiene
precisamente la misma naturaleza, atributos y perfecciones que Dios Padre y Dios Espíritu Santo.
Creemos además que Él no sólo es verdadero Dios, sino verdadero hombre, concebido por el Espíritu
Santo y nacido de la virgen María. También creemos en Su vida sin pecado, Su expiación sustitutiva, Su resurrección corporal de entre los muertos, Su ascensión al cielo, Su intercesión sacerdotal a favor de Su pueblo y Su regreso personal y visible del cielo a la tierra. (Juan 3:16; Juan 10:30; 1 Juan 5:20; Lucas 1:31, 35; Lucas 2:6-7; Marcos 1:13; Mateo 28:6-7; Lucas 24:37-39; Hechos 1:9).

JESUCRISTO

Creemos en el Espíritu Santo, Su personalidad y Su obra en la regeneración, santificación
y preservación. Su ministerio es glorificar al Señor Jesucristo, implementar la obra de Cristo de redimir a los perdidos y capacitar al creyente para vivir y servir piadosamente. Creemos que el Espíritu Santo distribuye dones espirituales a los creyentes según su voluntad para el bien común. Ningún don significa Su bautismo o llenura, ni ningún don proporciona una revelación autorizada más allá de lo que ya ha sido revelado en las Sagradas Escrituras. La vida en el Espíritu incluye pruebas y no garantiza salud física, riquezas materiales, ni signos exteriores de confirmación. (Hechos 5:3,4; Juan 16: 8-10; Tito 3; 1 Corintios 12:13; Efesios 1:13; 1 Corintios 6:19; 1 Corintios 12:7, 11; Tito 3:5; 1 Corintios 12:7; Gálatas 5:22-24; Efesios 4:12-16; 1 Corintios 12:4-11; 13:8-10; 2 Corintios 12:12; Efesios 4:7-12; Hebreos 2:1- 4).

ESPIRITU SANTO

HUMANIDAD

Creemos que Dios creó originalmente a las personas, hombre y mujer, a imagen de Dios y
libres de pecado. Creemos que todas las personas son pecadoras por naturaleza y elección y están
espiritualmente muertas. También creemos que aquellos que se arrepienten del pecado y confían en
Jesucristo como Salvador y Señor son regenerados por el Espíritu Santo. Además, creemos que la vida humana es preciosa y debe protegerse desde el principio, en la fertilización, hasta la muerte. (Génesis 1:26-31; 2:7; Génesis 3; Romanos 5:12-21; 3:21-26; Efesios 2:1-10; Juan 14:1-6; Romanos 1:16-17; Tito 3:3-7; 2 Corintios 5:17-21; Mateo 19:4,5; Salmo 51; Eclesiastés 12:7).

MATRIMONIO
 & SEXUALIDAD

Matrimonio y sexualidad: creemos que Dios diseñó el matrimonio para que fuera una relación de pacto monógamo de por vida entre un hombre y una mujer. El matrimonio así definido es el único contexto permisible para cualquier expresión sexual íntima y es el fundamento de la familia humana. Afirmamos que el género está determinado por nuestro sexo biológico. Dios, quien hizo al varón ya la mujer a su imagen, en su gracia nos proporciona nuestra identidad sexual en nuestra concepción. (Génesis 1:26-31; Génesis 2:24,25; 1 Corintios 7:1-9; Mateo 19:4,5; Salmo 51)

SALVACION
 

Creemos en la salvación por gracia mediante la fe en el Señor Jesucristo. Creemos además
que esta salvación se basa en la gracia soberana de Dios, fue comprada por Jesucristo en la cruz, está
asegurada eternamente por el Espíritu Santo y se recibe por fe, aparte de cualquier mérito, obra o ritual humano. Creemos además que la salvación da como resultado una vida justa, buenas obras y una preocupación social adecuada. (Juan 3:16; Efesios 2:8-9; Colosenses 1:19-20; Hebreos 10:12; 1 Juan 2:1-2; Tito 3:5; Gálatas 2:6-8; Romanos 8:1; 1 Juan 5:13; Juan 6:47; Juan 10:27-30).

LA IGLESIA 

Creemos que la Iglesia es el cuerpo espiritual del cual Cristo es la cabeza. Creemos que la
verdadera Iglesia está compuesta por todas las personas que han sido regeneradas por el Espíritu Santo. Creemos que este cuerpo se expresa en asambleas locales cuyos miembros se han sumergido en una confesión de fe creíble y se han asociado para la adoración, la instrucción, el evangelismo y el servicio. Creemos que las ordenanzas de la iglesia local son el bautismo de los creyentes por inmersión y la Cena del Señor. También creemos en la interdependencia de las iglesias locales y la sumisión mutua de los creyentes unos a otros en amor. (Colosenses 1:18, 1 Corintios 12:13, 27, Romanos 12:4-5, Hechos 2, 1 Corintios 1:2, Gálatas 1:2, 1 Pedro 2:5, Mateo 28:19, Hechos 19:3- 5, 1 Corintios 11:23-26; 1 Corintios 11:24-25; Romanos 15:25-27, 1 Pedro 5:1-4; 1 Timoteo 3:1-7, Tito 1:5-7).

LA RELACION ENTRE:
LA IGLESIA
      Y EL ESTADO

Reconociendo la institución ordenada por Dios de los gobiernos
humanos, creemos que cada iglesia local es autónoma en función y debe estar libre de interferencia de
cualquier autoridad eclesiástica o política. Creemos además que cada ser humano es directamente
responsable ante Dios en asuntos de fe y vida y que cada uno debe ser libre para adorar a Dios de
acuerdo con los dictados de su conciencia. (Mateo 22:15-22; Rom 13:1-7).

Creemos que la tarea suprema de los creyentes es glorificar a Dios en sus vidas y
que su conducta debe ser intachable ante el mundo. Creemos además que deben ser fieles
administradores de sus posesiones y que deben tratar de alcanzar por sí mismos la plena estatura de la madurez en Cristo. (1 Corintios 10:31)

CONDUCTA 
CRISTIANA

Las últimas cosas: creemos en la resurrección corporal de los salvos y los perdidos, la existencia eterna
de todas las personas, ya sea en el cielo o en el infierno, en el juicio, las recompensas y los castigos
divinos. (Lucas 16:19-31; Juan 3:16; Juan 14:1-3; Mateo 10:28; 1 Tesalonicenses 4:13-18; Apocalipsis
20:1-2; Apocalipsis 21:1-4).

bottom of page